Thursday, 23 October, 2014

Cómo escribíamos episodios clásicos de Los Simpson

29 November, 2010 por  
Archivado en Artículos, FCG, Noticias

El portal Splitsider ha comenzado hoy una semana dedicada a la época dorada de Los Simpson que han bautizado como “Simpsons Classic Week”. Y para empezar han mantenido una charla con Bill Oakley, que fue guionista de la serie entre las temporadas cuatro y seis, y productor ejecutivo de la serie con su compañero Josh Weinstein durante las temporadas siete y ocho.
Como nos ha parecido interesente, aquí os hemos traducido la primera parte de la transcripción de esa charla que han titulado “Cómo escribíamos episodios clásicos de Los Simpson”.

Dos veces al año, al menos desde la temporada tres y hasta la temporada ocho, se hacían esta especie de retiros espirituales de historias donde todo el mundo llegaba y presentaba sus ideas para nuevos episodios. Reservábamos una gran sala de conferencias en un hotel que estaba a unos 100 metros de las oficinas para que todos acudieran y presentaran sus ideas, uno por uno. Era como abrir los regalos de Navidad el día de Navidad. Nos sentábamos en círculo y todo el mundo hablaba una o dos veces.

Siempre era una delicia presenciar aquello. No tenías ni idea de lo que, por ejemplo, George Meyer iba a decir, y de repente salía de su boca ese fantástico episodio de Los Simpson con el que jamás habrías soñado. Y pensabas: “Caramba, de aquí es de donde salen estas cosas”.

Muchas veces la gente también trabajaba en grupo. Podíamos trabajar con Conan (O’Brien), íbamos de acá para allá, intercambiábamos ideas y ayudábamos a pulirlas. Lo más normal es que todos vinieran con dos, o a veces, tres ideas. Tomabas tus 15 minutos y explicabas tu idea delante de todos: los guionistas, Jim Brooks, Matt Groening, Sam Simon cuando todavía estaba allí, y también los ayudantes de los guionistas que estaban allí tomando notas y haciendo apuntes.

Mucha gente se sentía muy intimidada por la situación y aquél era para ellos el peor momento del año. Pero para nosotros era nuestro momento favorito del año. Mi compañero de guiones Josh Weinstein y yo trabajábamos muy duro en estas cosas y normalmente teníamos un par de ideas guardadas en las que habíamos trabajado durante un par de meses, y simplemente nos gustaba la oportunidad de debatirlas y tener allí a todos para que lanzaran sus chistes.
Por lo general conseguías algunas risas. Y la gente te daba sugerencias como “podría pasar esto” o “podría pasar aquello”, y normalmente hablabas del tema durante unos 20 minutos con todo el mundo aportando las mejores ideas recién salidas de sus cabezas.

Lo ideal era tener una historia que tuviera principio, nudo y desenlace. No era necesario que tuvieras las divisiones de cada acto, pero no podías ir a los retiros con sólo una frase como por ejemplo “Bart contra Australia”. Allí iba gente muy ocupada y muy bien pagada, y no te apetecía hacerle perder el tiempo a Jim Brooks con algo mediocre. Estoy seguro de que hubo al menos un tipo que se fue a la calle después de su penosa actuación en el retiro de historias. Así que querías estar preparado, ya que tu trabajo estaba en juego hasta cierto punto. Por eso necesitabas llegar allí con una historia que te tomara al menos unos 10 minutos para explicarla y que tuviera la estructura de los tres actos o al menos algo que se le pareciera.

De manera que los ayudantes de guionistas tomaban todas esas notas y básicamente se quedaban guardadas hasta que llegaba el momento de trabajar en ese episodio. Y cuando ese momento llegaba, nos juntábamos en la sala de guionistas, que estaba formada por unos 10 ó 12 tíos, y el productor ejecutivo podía encargarse de liderar el debate, aunque a menudo era el guionista del episodio el que lo hacía. Íbamos escena por escena, trazábamos las líneas generales de la historia, arreglábamos cualquier problema del argumento, y simplemente pasábamos el día tratando de marcar el camino del episodio y desglosándolo en escenas todo lo que podíamos. A veces sólo tardábamos una hora y otras veces tardábamos dos o tres días. Y cuando habíamos terminado, el guionista se iba y escribía un resumen.

Y el resumen solía ser muy muy muy largo. Como si fuera para hacer una hora de televisión. Los resúmenes siempre solían ser unas 40 páginas escritas a un solo espacio, y el productor ejecutivo lo leía y aportaba sus ideas y sugería lo que se podía eliminar y lo que no. Y entonces tenías dos semanas más para escribir el guión. Y en cuanto empezabas a convertir ese resumen en un guión, te dabas cuenta de que el guión iba a ser el doble de largo de lo que debería ser. Así que se tenían que cortar un montón de cosas, cortar, cortar, cortar, y entonces podías entregar el guión.

Lo máximo con lo que podías acabar era con un guión de 62 páginas. En la mesa de lectura con los actores los guiones tenían que ser de unas 47 páginas, y a la hora de emitirlo se quedaba normalmente en unas 42, así que lo máximo que tu primer borrador podía tener eran 62 páginas para no meterte en líos. Por eso todos los borradores que presentábamos tenían por lo general 62 páginas. Pero entonces, cuando presentabas el primer borrador, éste iba a la sala de reescritura y normalmente estaba ahí unas cuantas horas o incluso unas cuantas semanas en las que se revisaba el guión línea por línea, bajo la supervisión del productor ejecutivo, retocándolo hasta conseguir la perfección para la mesa de lectura. Después de la lectura con los actores, el guión pasaba por otra reescritura durante un día o dos, y entonces grababan las voces y esa pista de sonido se mandaba a los animadores. Ésa era la estructura de trabajo que utilizamos durante todo el tiempo que yo estuve allí, desde la temporada tres a la nueve.

Mañana tendremos la segunda parte de esta charla en la que Bill repasa los cambios que un episodio clásico en particular sufrió desde que se originó la idea hasta que se emitió en televisión.

Artículo original: How We Wrote Classic Simpsons Episodes. Traducido por Actualidad Simpson.

Comentarios

8 Respuestas a “Cómo escribíamos episodios clásicos de Los Simpson”
  1. Hope says:

    Justo la temporada dorada ^^

  2. Hope says:

    Queria decir la época dorada

  3. francisco says:

    Vamos el proceso no es nada sencillo y todo eso para un solo episodio. Imaginaos para los 20 y algo de una temporada entera :O

  4. Xacur says:

    Bill Oakley y Josh Weinstein son unos genios, además de escribir y producir para los simpsons, varios de los mejores episodios, también crearon Mission Hill, es una genial serie que desafortunadamente no tuvo mucho éxito.
    Además su obra maestra que son los dos episodios de “¿Quién mató al señor Burns?”

  5. Carlos says:

    Y por que no lo hacen ahora tambien??
    Por cierto sale Matt en la foto??

  6. Darío says:

    Matt Groening no sale en esa foto. En este enlace tienes los nombres de cada persona de la foto: http://en.wikipedia.org/wiki/File:Simpsons_writers2.jpg

  7. Carlos says:

    thanks again !!

Trackbacks

Comprueba lo que la gente dice de este artículo...
  1. [...] This post was mentioned on Twitter by Dany Division, Actualidad Simpson. Actualidad Simpson said: Cómo escribíamos episodios clásicos de Los Simpson: http://www.actualidadsimpson.com/archives/1462 [...]



Escribe lo que te apetezca

Dinos lo que piensas...
Y si quieres que aparezca una imagen con tu comentario, ¡vete a hacerte un gravatar!